Mi suegra – mi amiga. Testimonio

¿Es tu suegra tu amiga? Una amiga nos comparte su experiencia con su suegra:

“Cuando la conocí, hace más de 33 años, era una hermosa mujer de alrededor de sus 50 años de edad. Alta, elegante, siempre sonriente. Era una mujer de coraje, de fe y determinación, extremadamente eficiente como madre y ama de casa. Yo tenía unos 20 años y bien diferente a ella. Pertenecía a otra generación. Era de otra nacionalidad con diferentes costumbres y tradiciones. Sin embargo teníamos dos cosas en común. Amábamos al mismo Dios y al mismo hombre es decir era su hijo y mi esposo. En menos de once meses en que nos conocimos llegué a ser su nuera.

Hoy, al mirar atrás, quiero compartirte algunas de las experiencias que he cosechado desarrollando mi papel de nuera.

Hablemos primero de la relación entre una madre y su nuera. La Biblia registra una hermosa historia acerca de una madre y su nuera. Es la historia de Noemí y Rut. El relato dice que cuando Noemí sostenía en sus brazos al bebé de Rut vinieron sus amigas y alabaron a Dios y bendijeron a Noemí por su nieto. Luego añadieron: “Que él rejuvenezca tu alma porque es el hijo de tu nuera y ella te ama tanto que ha sido contigo más bondadosa que siete hijos”. ¡Que testimonio de una relación de amor entre una madre y su nuera! ¡Mejor que siete hijos!

Recuerdo, nos cuenta esta amiga, haber leído la historia de Noemí y Rut y haciendo en ese momento una decisión…dije: “Yo también quiero ser menor que siete hijos para mi suegra. Después de todo fue ella quien dio a luz al hijo que sería mi amante esposo. ¡Ella se lo merece!

Cuando miro a mí alrededor, encuentro que la relación entre madres y nueras está muy lejos de lo que podría llegar a ser. Maliciosos cuentos se han escrito acerca de tensas relaciones, celos, falta de respeto y aún odio acerca de este tema. En muchas familias se lleva a cabo una guerra sutil. Por un lado las suegras que no aceptan la manera en que sus nueras cocinan, o crían a sus hijos aún en la forma en que se visten.

Por otro lado, las nueras ridiculizan, no respetan o simplemente ignoran a sus suegras. Parece haber una constante competencia entre madre y nuera. La madre no permite que su hijo se vaya y la nuera siente que le roban la lealtad de su esposo. ¿Es eso necesario?

Yo recuerdo, dice mi amiga, acerca de esta posible tensión con mi suegra en los primeros días de casada. En ese tiempo le aseguré que el amor de ella por su hijo no debería cambiar. Que el amor que tenía su hijo por mi era diferente. Esto nos ayudó mucho. Mi esposo aún tiene una fuerte y amorosa relación con su madre, hoy día. A su vez el amor entre mi esposo y yo no ha disminuido a causa de eso. Hoy, después de 35 años de casada, no hay nada que gocemos más que el estar juntos unos con otros en la familia. Como ven el amor entre una madre y su hijo y el amor entre la esposa y el esposo es diferente, pero se complementan maravillosamente el uno al otro.

Ahora, nos cuenta mi amiga, yo he llegado a ser una suegra. Estoy experimentado las mismas cosas como le sucedió a mi suegra. Mis hijos me aman porque soy su mamá, pero yo estoy más que feliz al verlos amarse como esposos y familia. Esto significa que yo me abstengo de interferir en los asuntos de ellos como familia, pero estoy pronta para asistirlos con mi ayuda de la mejor forma posible si me lo piden. ¿Cómo podemos demostrar y comunicar nuestro amor a nuestra nuera o a nuestra suegra?

He leído en la Biblia, la Palabra de Dios, que es una fuente de sabiduría. Allí encontramos siempre respuestas prácticas para los desafíos de la vida. Les quiero compartir lo que dice en Isaías 52:7, “Cuan hermosos son los pies de los que traen buenas nuevas, de quienes proclaman la paz, de quienes traen alegres noticias, que proclaman “Tu Dios Reina”.

Estarás pensando, “¿Qué tiene que ver esto conmigo y con mi relación como suegra o como nuera?”. Examinémoslo más profundamente. Escucha otra vez lo que la Biblia dice, “¡Cuan hermosos son los pies de quienes traen la feliz nueva de paz y salvación, la noticia que Dios Reina!”.

¿Cuando tu y tu hija, o tu nuera están juntas, hay una buena manera de hablar? ¿Hablan ustedes acerca de las buenas noticias de paz y otras cosas positivas? ¿O se centran en cosas triviales y erradas?

Cuán difícil resulta aceptarse la una a la otra. Hay cosas sumamente más importantes que comunicarnos que esas pequeñas diferencias en costumbres que nos separan. Pero no podemos dar amor si no lo tenemos en primer lugar. El amor genuino es un don de Dios. Cuando humildemente confesamos nuestras faltas y le pedimos que nos perdone y nos cambie, Dios comienza a amar a través de nosotras. ¿Estás lista para que Dios así lo haga? Permíteme resumir todo esto en cuatro principios.

Primero: No aceptes en tu corazón, los celos y la envidia, ni siquiera un espíritu de competencia por el amor de un hijo (si eres suegra), ni por el esposo (si es que eres nuera). Entiende y acepta la diferencia que existe entre el amor de un hijo por su madre y el amor del esposo por su esposa.

Segundo: Las madres debemos dar libertad a los hijos. Nuestros hijos fueron prestados a nosotras por un poco de tiempo. Cuando nuestros hijos se casan debemos dar un paso atrás y permitirle a él y a su esposa crecer juntos en amor y construir su propia familia.

Tercero: Debemos de aceptar nuestras diferencias. Las diferencias no significan equivocaciones. Mi opinión o mi manera de ser no es la única que cuenta. Debemos respetarnos unos a otros a pesar de las diferencias.

Cuarto: Pídele a Dios que te perdone todos tus egoísmos y falta de amor. Cuando él comience a reinar en tu corazón, estarás capacitada para hablar de la paz, sabiduría y amor en tus relaciones familiares. Permíteme decirte por experiencia personal, ¡es hermoso cuando una madre y una nuera son verdaderas amigas!

Comparte!


    11 comentarios para “Mi suegra – mi amiga. Testimonio”

    1. Luz Marina dice:

      Me alegra saber d otras mujeres q c lallevan bien con su suegra, la mía es una mujer d Dios, con mucho valor y dcidida; la cual m ha adoptado casi q como una hija, locual le agradezco, y le pido siempre a Dios q la cuid y la guarde d todo mal. Dios le bndiga Hna. Flor de Sáez!! Tú m has enseñado tantas cosas q no las puedo escribir.

    2. maria dice:

      Realmente Nuestro Padre Celestial nos envia mensajes de diversas maneras,gracias me ha llegado profundo este mensaje, sere suegra en pocos dias. MUCHAS BENDICIONES. QUIERO MUCHO A MI FUTURA NUERA Y AHORA MAS.

    3. Silvana dice:

      ¡Cuánto me entristece observar mujeres en actitud de desprecio hacia sus suegras y/o nueras!… A las que somos nueras, nos recuerdo 2 cuestiones más: 1º) algún día, si Dios quiere, podríamos llegar a ser suegras… ¿qué trato nos gustaría recibir de las esposas de nuestros hijos?; 2º) si nuestros esposos son hombres maravillosos, supongo que, sus madres, “algo habrán hecho” para que esto sea así, ¿verdad?… ja-ja!… ¡¿Cómo es posible admirar a mi marido y no vivir agradecida a mi suegra por la impronta que dejó en él?! Doy Gloria al Señor por ella y por su firmeza de carácter al formar, en la fe, a sus 4 varones!!!… ¡Muy lindo artículo! ¡GRACIAS y BENDICIONES de Nuestro Padre para las escritoras y lectoras!!!!!!

    4. DALIA QUIROZ dice:

      Pienso que cuando uno tiene a su pareja ya sea como novio o esposo y si uno encuentra valor en esa persona y uno lo ama y adora, como no respetar y querer a la persona que le dio el ser y lo formo,ya que gracias a ella nuestra pareja existe.

      Yo le doy Gracias a Dios por la mama de mi pareja que aunque ella ya esta ante la presencia de Dios con carino y respeto la llamo mi suegra porque me dejo al hombre que yo amo. Gracias Senora CONSUELO. Gracias por este bonito Articulo.

    5. Jenny Guevara dice:

      Agradezco sus comentarios que ayudan a calmar mi alma. Yo siempre agradeceré y respetaré a la mamá de mi esposo por haberle dado la vida y educarlo. Perp es una persona que no es feliz y desgraciadamente trata de perjudicarnos.
      Yo soy una persona educada en Dios por parte de mi familia, mi mamá me aconseja que le tenga mucha paciencia y ese he hecho durante 5 años. Lo que yo le pido a Dios es que le conceda ser feliz para que no tema que los demás lo seamos.
      Siempre la procuraré y veré por ella, porque es la mamá de mi esposo y en un futuro abuela de mis hijos, pero me ha dicho tantas mentiras y hecho tantas groserias, que difícilmente puedo tenerle confianza y quererla.

    6. beckytta dice:

      difinitivamente aunque le pidas a Dios y trates de ser paciente no siempre se puede lograr, si uno da el100% y la otra persona no da nada por tratarse de llevar bien, nadie esta obligado a convivir con una persona que no te respeta ni quiere yo sinceramente amo a mi esposo pero no a mi suegra fueron seis años de aguantar groserias sus celos su forma de entrometerse que me causaba discusiones hasta separaciones con mi pareja, tengo ahora seis meses que no la veo y soy feliz que hasta mi propio esposo ha dicho que desde que no estamos ahi metidos en su casa cada fin y que no nos habla tan seguido somos mas unidos !
      cuando uno quiere y la otra persona no a fuerzas ni los zapatos entran!!
      saludos y suerte

    7. Dania dice:

      Yo amo a mi suegra y la bendigo Dios no me pudo haber mandado mejor ke ella

    8. Janine dice:

      Bueno me da gusto saber que aun existen suegras lindas, la mia pues no tengo la dicha de conoserla ya que no ella vive en otro pais, pero yo siempre la he respetado y la respetare aunque creo que ella a cambiado conmigo y bueno no se porque solo se que desque que ella a empezado a hablar con la otra nuera a la cual no le caigo muy bien ella se a distanciado de mi, y eso me duele pues la aprecio y duele cuando tu quieres hablar con ella y ella pues siempre hace por despedirce rapido un dia le llame pues estaba enferma y me salio al telefono mi cunada de 14 anos me dice mami no quiere hablar pues no quiere venir levantarse a tomar el telefono, me dolio y desde entonses solo le pido a Dios que me de fuersas para seguirla respetando

    9. monica pavez dice:

      mi suegra es hermosa le doy gracias a dios x ella tengo un lindo esposo y cuatro lindas hijas y tres hermosos nietos los amo dios bendiga a mi suegra soy de argentina

    10. monica pavez dice:

      amadas dios bendiga su trabajo las bendigo desde argentina

    11. María dice:

      Bendiciones, soy cristiana, mi suegra católica, con muchas ideas, me entristece mucho que ella no me acepte por puras tonterías, por mi condición económica, y porque todavía no soy una profesional, yo me mantengo muy alejada de ella para no sufrir pues ella no sabe lo que yo se de ella que no me quiere ni me acepta, me da pena porque mi esposo su hijo, nunca me a dado el lugar que yo merezco delante de ella pero si delante de todas las demás personas, es como si supiera que esperar de ella entonces porque intentarlo, yo delante de Dios lo único que pienso es que ella no tiene amor por nadie menos por mi ni mis dos hijos que también son sus nietos, ojalá Dios restaure esta relación o más bien la haga una relación porque es muy feo tener que amar cuando no te aman aunque la Biblia habla de amar a los que nos quieren, bendiciones!!!!

    Deja un comentario