Jesús como profeta

Jesús fue el Hijo de Dios que descendió a este mundo para mostrarnos quien es Dios el Padre. Pero también fue un profeta. En los relatos bíblicos un profeta era una persona muy importante. Dios escogía a los profetas para hacer llegar a través de ellos Su palabra al pueblo. Eran personas de autoridad que tenían un rol especial, hablar por Dios a las personas. Dios les usó a través de toda la historia bíblica, siempre para comunicar mensajes al pueblo. Los mensajes no siempre eran los mismos. Dios les dio palabras para las personas según la época y la situación que enfrentaban. A veces era para corregir la conducta de las personas cuando hacían cosas equivocadas. Un ejemplo lo tenemos en la vida del Rey David cuando cometió adulterio. Dios le envió un profeta llamado Natán para corregir la conducta de David. Era muy importante para Dios que el Rey de Su pueblo obedeciera la ley. Así que, Dios usó a un profeta para llamarle la atención y decirle que lo que él hacía, estaba mal.

 

Jesús también fue un profeta que a veces dijo al pueblo que ellos hacían cosas que estaban mal. Hay un relato en la Biblia (Marcos 11:15-18) que nos cuenta de una situación donde Jesús habló en contra de los líderes de ese tiempo. Así lo leemos de la Biblia: “Vinieron pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno. Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Más ustedes la han hecho cueva de ladrones. Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su enseñanza.”

Podemos ver a través de este relato que Jesús estaba realmente enojado con las personas que habían transformado el templo en un mercado. El templo era un lugar especial en la ciudad para llegar y adorar a Dios… y sin embargo había personas que estaban haciendo dinero de los que se supone se acercaron para pasar un tiempo buscando a Dios. No era la manera en que Dios quería que toda esa área del templo fuese usada.

 

Música corta: Puente

 

Dios también usó a los profetas para hablar al pueblo acerca de eventos que sucederían en el futuro. Esta era una de las maneras en que Dios advertía a su gente. Él les habló acerca de los castigos que les vendrían si ellos continuaban actuando de maneras erróneas. Cosas tales como cuando el pueblo de Israel ignoró las leyes de Dios adorando dioses falsos. Los profetas les advertían que debían dejar de hacerlo o serían castigados.

Una y otra vez el pueblo desobedeció y fue castigado. Recuerdas que fueron enviados lejos a una nación  extranjera. Dios usó las palabras de los profetas varias veces para darles la oportunidad de cambiar sus conductas antes de castigarles.

 

A menudo, Jesús hizo predicciones acerca del futuro durante su tiempo sobre la tierra. El predijo que algunos de sus amigos lo traicionarían y que el templo en Jerusalén sería destruido. También habló acerca de su muerte y resurrección. Lo dijo en detalle. Él sabía que moriría a manos de los líderes judíos y que volvería a la vida al tercer día. (Lucas 9:22). Estas son las palabras exactas como Él las dijo: “Es necesario que el Hijo del Hombre, padezca muchas cosas, y sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer día.”

 

Cuando Jesús habló a sus amigos acerca de Su muerte, ellos realmente no le creyeron o no entendieron  por qué tendría que morir así. Pero después de Su muerte y de su resurrección  sus amigos recordaron esas palabras y las escribieron para que quedaran para nosotros hoy día.

 

Dios usó a los profetas para mostrar a Su pueblo que los amaba y deseaba cuidarles.

A menudo, en tiempos de pruebas, Dios quería hacer saber a Su pueblo de su interés y amor por ellos. Las palabras de los profetas eran recordatorios de cómo Dios ayudó y proveyó para Su gente en el pasado.

 

Jesús también trajo palabra de Dios al pueblo. Él les transmitió mensajes como éste: “Vengan a mi todos los que estén cansados y cargados y yo los haré descansar (Mateo 11:28) ¡De cuánto consuelo resultan estas palabras! Dios, el Creador y Señor del Universo me dice que me conoce y sabe de mis dificultades y quiere socorrerme y aliviarme de las cargas. ¡Jesús nos da estos mensajes proféticos porque quiere vernos libres de opresiones, libres para vivir una vida plena!

Amiga, quieres aceptar este mensaje de Dios para ti. Permite que Jesús sea tu salvador personal. Recíbelo por fe en tu vida.

Comparte!


    2 comentarios para “Jesús como profeta”

    1. MARIBEL dice:

      ME GUSTA MUCHO SIGAN ASI DE VERDAD YO SE QUE ALGUN DIA TODO EL MUNDO CREERA EN DIOS
      Y ESTE MUNDO VIVIRA EN PAZ COMO DIOS LO QUIERE

    2. esteban amaro dice:

      mm me gusta este sitio sigan el camino no se aparten hermanos

    Deja un comentario