Orando por las Mujeres Refugiadas

Muchas veces, Dios responde a nuestras oraciones de las maneras que nunca esperamos. Por años, miles de intercesoras de Proyecto Ana oraron para que las mujeres aisladas en el mundo Árabe, Asia Central y África del Norte, tuvieran la oportunidad, de escuchar del amor de Dios por ellas. Millones de estas una vez aisladas mujeres están ahora dejando sus comunidades y países y están buscando seguridad y esperanza en Europa. No más aisladas, muchas finalmente escucharán acerca del Dios cristiano que las ama y las invita a recibir el regalo de la Salvación a través de Jesucristo, Su Hijo.
Alrededor del mundo hay más de 60 millones de refugiados y personas desplazadas internamente que han sido forzadas a reubicarse debido a la guerra, persecución, hambre o desastres naturales. Mientras viajan para escapar- y aún dentro de los campos para los refugiados- son vulnerables a enfermedades, violación, esclavitud, hambre y muerte. Están con miedo y traumatizadas y necesitan amigas cristianas que les puedan ofrecer esperanza.
No sólo estos millones de refugiados sufren físicamente, sino traumas psicológicos las obsesionan por años. La mayoría de ellas han dejado a sus padres ancianos detrás, viendo morir a sus seres queridos de horribles muertes o siendo brutalmente golpeadas y violadas. Ahora deben aprender nuevos idiomas, leyes y costumbres. La mayoría no son bienvenidas en sus nuevos países. Su presencia causará enormes cambios culturales en sus nuevas comunidades, con el resultado que muchos les teman y les odien. Radio Trans Mundial desea hablar esperanza a los refugiados que han dejado todo con la esperanza de una nueva vida. En sociedad con iglesias y ministerios de refugios y equipándolos con aparatos de radio que tienen contenidos dirigidos a temas de la vida de estos buscadores de asilo, podemos compartir las buenas nuevas de Jesucristo en su propios idiomas y de una manera que es culturalmente apropiado y relevante. “Cuando un extranjero viva contigo en tu tierra, no lo oprimas.” Levítico 19: 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.