Editorial Marzo 2017

Queridas amigas:

Este mes estamos celebrando con las mujeres de todo el mundo siendo parte del Día Internacional de la Mujer. El tema para el Día Internacional de la Mujer es “Sé osada para el cambio”.

Comencé a pensar en las mujeres de la Biblia que fueron intrépidas para el cambio. Mujeres que vivieron por Dios y sirvieron a su pueblo con sus dones y acciones. Una de las mujeres que viene a mi mente es Débora, la profetiza-jueza, que encontramos en el libro de Jueces (4:1-24).

Débora es la única mujer jueza mencionada en la Biblia. Ella dijo a Barak que el Señor Dios de Israel lo mandó a dirigir un ataque contra las fuerzas del rey. Barak tenía dudas acerca de obedecer al Señor, pero Débora le recordó con fervor la promesa de Dios. Débora era una mujer osada para el cambio.

¿Qué involucra ser mujeres osadas para el cambio? ¿Estamos dispuestas a ser una voz por las mujeres que no la tienen? ¿Estamos dispuestas a luchar por el cambio para las mujeres que están siendo maltratadas y abandonadas en alguna parte de nuestro mundo hoy? ¿A orar y buscar a Dios por sabiduría y fortaleza y levantarnos por aquellas que son silenciadas y abusadas?

Cada mujer es creada a imagen de Dios. Mantengámonos unidas mientras oramos por valor para ser osadas para el cambio. Que seamos mujeres que podamos decir que creemos en Dios y sabemos que es el Dios de los milagros. Que seamos mujeres que creen que Dios ve lo que está sucediendo a nuestras hermanas que son marginadas. Mujeres que ofrecemos nuestro tiempo, talentos, o recurso para ayudar a cambiar las comunidades, villas, ciudades y países para Jesús.

Hoy mientras te reúnes para orar, únete a las oraciones de las mujeres en todo el mundo que están orando juntas para ser intrépidas para el cambio. ¿Dónde necesitas más coraje? ¿A quién te está llamando Dios que le hables de modo que recuerden las promesas de Dios para sus vidas hoy?

Ustedes son sus hijas, llamadas a orar y ser osadas para el cambio en los corazones de las mujeres en todo el mundo. Mi corazón se duele con el de ustedes mientras somos intrépidas por el evangelio en la esperanza que muchos corazones estén unidos con el corazón de Dios a través de Su Hijo, Jesús.

En Él nuestros corazones se regocijan,
Peggy Banks
Directora del Ministerio Global RTM Mujeres de Esperanza/Proyecto Ana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.