Tú puedes ser mentora para otra mujer

Queridas amigas:

Un corazón para Dios, experiencia en la vida, amor por las mujeres. Si tienes estas características, puedes ser mentora para otra mujer. Tú podrías ser aconsejada o guiada por otra mujer. Sin embargo algunas de nosotras podemos pensar que se necesita demasiado tiempo para invertir en una relación como mentora o consejera. ¿Pero qué es lo que realmente involucra?

Estar disponible: No necesitamos esperar hasta que tengamos todo o todas las respuestas para ser una mentora. Dios está buscando mujeres que estén disponibles para ser las manos y los pies de Jesús sirviendo a otras mujeres. Si tienes amor por Dios, si has tenido experiencia en esperar, tomar decisiones, ser disciplinada, orando y viviendo vidas dependientes de Dios, puedes ser una mentora. Si tienes preguntas acerca de vivir la vida cristiana puedes ser aconsejada.

Sé honesta y auténtica: Jesús vivió su vida frente a sus discípulos. Fue real y honesto. Si vamos a crecer en una relación de mentoras, debemos ser honestas y auténticas. Debemos estar dispuestas a decir: “Yo no sé pero voy a buscar la respuesta.” Debemos ser abiertas acerca de nuestras luchas, gozos, dificultades, desafíos, expectativas y creencias. Una mujer que es temerosa en compartir su vida con alguien más, no crea un lugar seguro donde otras mujeres puedan ser abiertas en cuanto a sus luchas personales.

Sé humilde: Todas aún están creciendo en nuestra fe. Ninguna de nosotras ha llegado a la perfección o esa persona ya estaría en los cielos. Hay sólo uno que es perfecto y Su nombre es Jesús. Nosotras somos llamadas a ser testigos de todas las bondades que tenemos en nuestros corazones- no debido a algo que hayamos hecho sino sólo por Su sacrificio en la cruz. Es un regalo que no merecemos pero recibimos debido a Su gran amor.

Sé intencional:
Decide cada día ser una buena oyente en tu relación como mentora. Como mentora, debemos escuchar más que hablar. Debemos hacer preguntas más que decirle a los otros qué deben hacer. Creo que las mejores mentoras son aquellas que hacen buenas preguntas y permiten a quien ayudamos a descubrir las verdades bíblicas por sí mismas.

Señala a Jesús:
Desde mi primera relación con una mentora la Dra. Marianne May a una relación que tengo hoy con mi madre espiritual, Dottie, mis mentoras siempre me han señalado a Jesús y la Biblia para las respuestas. Aconsejar no es sólo lo que significa ser una esposa o madre. Una relación de mentora construye confianza, provee un lugar seguro para compartir algunas emociones muy oscuras y perturbadoras, y permite a cada persona trabajar a través de los temas con el amor y el interés de Jesús. Dios quiere que unamos nuestros corazones con otra persona y con Jesús.

Permite hoy que tu corazón sea tocado por otras mujeres. Unámonos en oración mientras levantamos nuestras voces por las mujeres en lugares oscuros de nuestro mundo que se siente sólo y desesperado. Puedan nuestras hermanas encontrar a otras mujeres quienes serán las manos y los pies de Jesús como mentoras y amigas.

En Él nuestro corazón se goza,
Dra. Peggy Banks
Directora Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza

1 Comentario

  1. Yessenia Cuello dice:

    DIOS LES BENDIGA, MI NOMBRE ES YESSENIA Y SOY DE REPÚBLICA DOMINICANA, ME GUSTARÍA SABER COMO PUEDO SER MENTORA DEL PROYECTO ANA, ME SIENTO MUY IDENTIFICADA CON LAS SITUACIONES QUE LAS MUJERES QUE USTEDES AYUDAN VIVEN, HE PASADO POR TODAS ESAS PRUEBAS, ABANDONO, HAMBRE, DESAMPARO, SOLEDAD, TENER QUE ENFRENTAR LA.VIDA COMO MADRE SOLTERA DE 3 HIJAS ENTRE MUCHAS COSAS MAS, PERO HOY PUEDO DAR TESTIMONIO QUE DIOS SIEMPRE ESTUVO DE MI LADO CUIDANDO DE MI EN TODO.TIEMPO, MUCHO ME.GUSTARIA PODER AYUDAR A MUJERES QUE ESTÉN PASANDO POR PRUEBAS SIMILARES, POR FAVOR AYUDENME A INTEGRARME.TODOD JUNTOS PODREMOS LOGRARLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.