Dios ama a sus hijas y desea que ellas se vean como Él las ve…

Queridas amigas:

No hace tanto tiempo en que estuve sentada en el piso de mi apartamento quebrada y golpeada debido al temperamento violento de mi novio. Los muchos meses y años condujeron a la fatal noche que podría haberme costado mi vida que es lo que me da pasión y propósito por las mujeres luchando en la oscuridad de una escondida relación abusiva.

El abuso viene de muchas maneras. No sólo hay abuso físico, sino mental, verbal y emocional también.
Proverbios 19: 19 nos dice:
Una persona de temperamento violento deberá llevar su propio castigo;
Si lo libras, tendrás que hacerlo de nuevo.

No es raro para una mujer que está en una relación abusiva rescatar a su abusador una y otra vez. Así que, es muy importante que oremos y busquemos la voluntad de Dios para que provea sabiduría para ver cuándo las cosas no están bien en nuestras relaciones. Hay tiempos durante el abuso cuando las mujeres se sienten sin ayuda y sin esperanza. Te sientes muy impotente y sola. Sin embargo, aún cuando te sientes impotente o temerosa, Dios está cerca y ve todas las cosas. Ora para que las mujeres tengan coraje para buscar Su amor y lograr hablarle a alguien acerca de lo que están viviendo en sus relaciones.

Este mes al ponernos de acuerdo para orar, pidámosle a Dios que nos dé amor y compasión por las abusadas. Y busquemos la sabiduría para plantar semillas que animen a las mujeres abusadas a volverse a Dios y a las amigas cuando están enfrentando situaciones difíciles que podrían ser muy dañinas.

Somos creadas a la imagen de Dios, y como seguidoras de Jesús, estamos para levantarnos en contra de todo tipo de abuso, no sólo fuera de nuestros hogares sino dentro de nuestros hogares. Mientras oramos, levantemos nuestras voces por aquellos que necesitan saber que son valiosas y dignas del amor y protección de Dios.

Dios ama a sus hijas y desea que ellas se vean como Él las ve. Oremos por nuestros equipos de RTM Mujeres de Esperanza para que tengan gran coraje al mostrar amor aún en los lugares más oscuros de modo que las mujeres lleguen a conocer a Jesús como su luz y Salvador.

En Él nuestros corazones se regocijan.

Dra. Peggy Banks
Directora Ministerio Global RTM Mujeres de Esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.