Préndete de Jesús…

Queridas amigas:

¿Cómo aprenden algo nuevo? Yo sé que soy un aprendiz visual. Me gusta leer historias que tienen una lámina pintada para ayudarme a comprender el mensaje. Jesús fue un maestro en contar historias. El pintaba cuadros a través de las Escrituras usando historias para ayudarnos a comprender un mensaje de verdad, libertad y transformación.

La Biblia está llena de cuadros pintados por medio de palabras que nos conducen en un viaje de esperanza hacia la eternidad. Mientras continuamos este año yendo más profundo en la Biblia, el Salmo 1: 1-3 nos pinta un hermoso cuadro de esperanza.

“Bienaventurado
Es el que no anda según el consejo de los malos
Ni se detiene en el camino de los pecadores
Ni se sienta en la silla de los burladores.
Más bien en la ley del Señor está su delicia
Y en ella medita de día y de noche.
Es como un árbol plantado junto a corrientes de aguas.
Que da su fruto a su tiempo
Y cuya hoja no cae.
Y todo lo que hace prospera.”

Este pasaje revela un camino hacia una vida transformada a través de una vida que se deleita y medita en la Palabra de Dios cada día. Nos muestra lo que realmente le interesa a Dios. Nos ayuda a saber cómo orar por nuestras hermanas que están sufriendo.

El salmista está diciendo aquí que es bendita la mujer que tiene una relación con Dios. Bendita es la mujer que anhela intimidad con Dios. Es como un árbol plantado junto a corrientes de aguas. Ella no sólo es como un hermoso árbol, sino sus raíces de fe y fortaleza son profundas.

Cuando vivimos vidas íntimas con Dios y están arraigadas en la Palabra de Dios, nuestras vidas son como fuertes árboles plantados junto a las corrientes de aguas. Podemos caminar a través de dificultades y tormentas de la vida con esperanza de un futuro más brillante.

Préndete de Jesús y Su Palabra para tu esperanza hoy. No malgastes tiempo en cosas que no le interesan a Dios. Pon tu confianza en Él y dale lo mejor de ti hoy.

En Él nuestros corazones se gozan.
Dra. Peggy Banks
Directora Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.