Pureza sexual

Es imposible ignorarlo. Podemos verlas en las tapas de revistas, en las carteleras y aun en las calles y en las tiendas. ¿Quiénes son? Son mujeres que parecen exponer sus cuerpos para que todos las vean. Vivimos en una época donde no se ha dejado mucho para la imaginación. Tampoco se ha dejado mucho para la cama matrimonial. ¿La libertad sexual es liberadora para la mujer? ¿O será que la mujer paga un alto precio por la libertad sexual? ¿Qué acerca de la promiscuidad? ¿Se trata de una conducta disfrutable y digna para elevarnos como mujeres o nos transforma en objetos sexuales?

Lo opuesto a la promiscuidad es la pureza. Tal vez decir “pureza sexual” te hace pensar en una vida sin propósito, aburrida y sin diversión. ¡Nada puede estar más lejos de la verdad que eso! Las niñas hoy día y desde muy pequeñas reciben mucha información a través de los medios, las pantallas y la sociedad donde les toca vivir. Al llegar a la adolescencia todo empieza a cambiar en la mente y el cuerpo de esa niña y nuevos deseos comienzan a agitarse en su interior. Su relación con el sexo opuesto va tomando una nueva dimensión y puede ser tentada a ceder frente a alguien que dice amarla y desea demostrárselo invitándole a tener una relación íntima sexual. Quizás te has preguntado si está bien tener sexo con alguien a quien dices amar pero con quien no estás casada.

A lo largo y ancho de este mundo, tenemos diferentes pueblos, culturas y grupos religiosos, pero hay muchas cosas que todos tenemos en común. Una de ellas parece ser una práctica comúnmente sostenida y se refiere al estándar de pureza sexual que se espera de las mujeres. Quizás nos preguntemos porque no se espera eso mismo de los hombres. Hoy vamos a estar hablando acerca de la pureza sexual para todos tanto hombres como mujeres. No estamos diciendo para nada que el sexo sea algo malo. Al contrario, creemos que es un regalo de Dios tanto para el hombre como para la mujer, para disfrutarlo en el matrimonio. Dios ordenó el matrimonio desde los mismos comienzos cuando hizo a Eva especialmente para Adán. Eso significaría que llegarían a estar juntos y formarían una unidad en una manera emocional y física. Dios hizo el sexo y el sexo es bueno. Pero no debe ser abusado o mal usado. En la Palabra de Dios, la Biblia, dice “Honroso es para todos el matrimonio, y pura la relación conyugal; pero Dios juzgará a los fornicarios y a los adúlteros” (Hebreos 13:4).

Para las personas que no aceptan la Biblia como Palabra de Dios les será muy difícil aceptar esto. Aquí se habla de dos acciones, fornicar y adulterar, y por lo que dice no son buenas acciones. Hablando de relaciones de pareja, cuando menciona fornicar, se refiere a la persona que tiene sexo fuera del matrimonio. Puede ser un hombre o una mujer que tiene una relación íntima con alguien con quien no está casado. Y una persona adúltera, ya sea hombre o mujer, es quien tiene sexo con alguien que no es su esposo o esposa. Y esas palabras que encontramos en la Biblia dicen que “los fornicarios y adúlteros” serán juzgados por Dios porque realizan acciones erróneas; es algo que no está correcto hacer. Y lo que hacemos mal trae malas consecuencias.

Hay muchas buenas razones para mantenernos lejos del pecado sexual y mantener nuestros cuerpos limpios y puros. Una de esas razones son las enfermedades físicas y de transmisión sexual como el SIDA, la Clamidia, la Gonorrea, Hepatitis B y la Sífilis. Todas estas son como dijimos enfermedades sexualmente transmitidas. Todas son muy desagradables y la única manera de no adquirirlas es siendo pura sexualmente hablando. La enfermedad llamada “clamidia” puede causar cicatrices en los tubos de Falopio. Esto puede hacer que una mujer quede estéril o que contagie la enfermedad a su bebé que puede nacer con neumonía o infecciones en los ojos. Es una enfermedad curable con un tratamiento médico. La gonorrea es una infección bacteriológica. Puede causar daños en los tubos de Falopio lo cual puede perjudicar a la mujer dejándola estéril. Puede ser tratada con antibióticos aunque es resistente a algunos de ellos en la actualidad. Por eso puede llegar a ser crónica o una muy seria condición.

¿Y qué deberíamos saber sobre la hepatitis B? Debes saber que puede ser prevenida al vacunarte, pero no hay un tratamiento para eso. Los síntomas son ojos y piel amarilla, orina color te, fatiga, dolor en los músculos y fiebre. Algunas personas no tienen síntomas pero aun así pasan la enfermedad a otros. La embarazada puede pasarla a su bebé aún no nacido. La sífilis es una seria enfermedad cuyos síntomas aparecen en etapas. Puede comenzar con llagas sin dolor y luego de muchos años producir enfermedades al corazón, deterioro mental y otras patologías. Puede ser transmitida a bebés no nacidos causando deformidades y muerte. La enfermedad es completamente curable si se descubre temprano y se trata.

Hay otras enfermedades que no tenemos el tiempo de hablar de ellas. Si piensas que has contraído alguna enfermedad sexualmente transmitida, es urgente y necesario concurrir a tu doctor para los exámenes pertinentes, por amor a ti y a la persona con quien compartes tu vida íntima. Lo ideal para cada una de nosotras es mantener la pureza sexual y compartir la intimidad solo con quien es tu esposo. Evitarás así embarazos no deseados y enfermedades sexualmente transmitidas. Dios te bendecirá si eres fiel.

La Biblia que es la Palabra de Dios dice: “Huid de la inmoralidad sexual. Cualquier otro pecado que cometamos, está fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo”. “El cuerpo no es para la inmoralidad sexual, sino para Dios” (1ª Corintios 6).

Cuando hacemos bien las cosas sentimos satisfacción en nuestro interior por el deber cumplido y podemos ser un modelo de vida para quienes tenemos bajo nuestro cuidado. Si tienes hijos recuerda que te están mirando y aprendiendo de ti a vivir la vida.

Escoge siempre lo bueno para evitar lo que pueda hacerte daño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.