¿Buscamos orar como Jesús oraba?

Queridas Amigas,
Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. (Lucas 11:1)
Los discípulos observaron algo muy diferente en la forma en que Jesús oraba. Su oración era diferente de cómo lo hacían ellos. Ellos querían aprender a orar como Jesús oraba.

¿Qué acerca de nosotras hoy? ¿Buscamos orar como Jesús oraba?

La oración es la forma de acercarse a Dios con las peticiones que tenemos en nuestros corazones para nosotros mismos, para otros y para la iglesia. Así como Jesús presentó una oración para que hicieran sus discípulos, nosotras hemos presentado pedidos en nuestro calendario de Octubre para que nuestros intercesores oren por América Latina y el Caribe. Así como los discípulos, al unirnos para orar este mes, es bueno que oremos como Jesús nos enseñó.

Primero, acerquémonos a nuestro Padre amoroso, declaremos Su bondad y gracia y busquemos Su voluntad para nuestras vidas. Segundo, reconozcamos y busquemos Su provisión para nuestras propias necesidades y las necesidades de nuestras hermanas en el ministerio en América Latina y el Caribe.

Una última cosa para recordar es presentarse delante de Dios de manera humilde para buscar perdón y fortaleza para que podamos perdonar a aquellos que han pecado contra nosotros en la vida. Esto no es fácil para nosotras de hacer e incluso puede ser aún más difícil de hacer por otros cuando sabemos que muchas de nuestras hermanas están sufriendo en situaciones difíciles – situaciones que parecen estar muy alejadas de nuestra propia comodidad y seguridad. Pero Dios está cerca de los quebrantados de corazón (Salmos 34:18). Hoy, al llevar las cargas de nuestras hermanas en oración a Dios, podemos creer que Él se ocupará de ellas. (Gálatas 6:2)

Gracias por compartir el amor de Dios cada vez que doblas tus rodillas para orar.

En Él se regocijan nuestros corazones,
Dra. Peggy Banks

Directora del Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.