Diarrea

La diarrea es una muy incómoda enfermedad que seguramente habrás padecido. Podemos enfermarnos a causa de un virus, una bacteria, un parásito, por alimentos contaminados o en mal estado. Podemos contagiarnos de personas con alguna infección intestinal, de la manera más simple como usando la misma cuchara que la persona enferma, o comiendo luego de usar los servicios higiénicos sin haber lavado bien nuestras manos. Puede sucederte cuando comes demasiados alimentos muy condimentados. Algunos pequeños bebés sufren de una especie de diarrea causada por una mala nutrición.

La diarrea es una enfermedad muy molesta y te hace sentir débil y enferma. El principal peligro de esta enfermedad es la deshidratación y puede conducirte a la muerte si no se le atiende pronto. El mejor tratamiento para cualquier clase de diarreas es tomar líquidos. Un adulto necesita por lo menos tres litros de líquido al día para evitar la deshidratación, especialmente en épocas de mucho calor. Un niño pequeño necesita por lo menos un litro por día. Cuando un bebé esta con diarrea la mamá debe continuar dándole pecho porque es la mejor manera de proteger a su pequeño de las enfermedades.

Conozco una receta casera fácil de lograr para evitar la deshidratación. Es un fluido para rehidratación oral. La receta es muy sencilla: se trata de mezclar un litro de agua limpia, seis cucharaditas de  azúcar y media cucharadita de sal. Preparas un litro de una vez y vas dándole al enfermo de a poco y después de haber vomitado. Es un buen tratamiento en la mayoría de los casos. Pero recuerda consultar al doctor si la persona está muy enferma.

Debes saber cómo se contagia fácilmente la diarrea: principalmente en los lugares donde los servicios higiénicos están en mal estado y aquellos donde las aguas están contaminadas. Estas son dos causas frecuentes que van juntas, especialmente donde no se cuenta con servicios higiénicos adecuados. Ya sea que cuentas con servicios higiénicos dentro de tu casa o simplemente una letrina fuera de tu casa en el campo, lo importante es mantener el lugar lo más limpio posible. La higiene de tus manos es sumamente importante. Debes lavarlas muy bien con jabón y agua cada vez que usas el baño, ayudas a tu hijo pequeño usar los servicios higiénicos o cuando cambias los pañales a tu bebé. Enseña a tus hijos la importancia de lavar sus manos con jabón y agua cada vez que usan el baño, y siempre antes de sentarse a la mesa para comer o tocar los alimentos.

Quizás te parezca un poco exagerado pero te ayudará a protegerte a ti y a tu familia y prevenir serias enfermedades. Si alguien en tu casa está con diarrea, esa persona y la que la cuida debe poner atención de ser muy prolija en el lavado de manos y de los utensilios que utiliza. Siempre lavar con jabón y agua, y si es agua caliente mejor. Eso incluye la higiene de las sábanas, toallas y toda la ropa que utiliza. Cuanto más limpio tienes todo más evitarás los contagios de la enfermedad.

A veces la diarrea viene con complicaciones como por ejemplo tener una diarrea con sangre. El paciente podría tener un parásito que le produce esta situación. Por lo general la persona no tiene fiebre, pero si sospechas que podría estar infestado por algún parásito debe consultar a su doctor para que le recete la medicina apropiada. Es muy importante poner énfasis que una persona con diarrea, cualquiera sea la razón, debe tomar mucho líquido. Es necesario para que la persona no se deshidrate, ya sea un bebé o un adulto. Tienes que estar atenta para protegerte del contagio de bacterias y parásitos que ocasionen esta enfermedad.

 

La higiene, el agua limpia y los alimentos nutritivos te ayudarán a mantener a tu familia saludable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.