El secreto del contentamiento

Acerquémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro“.
Hebreos 4:16

Queremos ahora compartir contigo un secreto y nos referimos al hecho de poder estar contentas a pesar de situaciones adversas que nos puedan venir. Parece que en el mundo hoy día hay muchas personas que están tratando de encontrar la felicidad y la paz. La Biblia (la Palabra de Dios) nos recuerda algunas cosas que nos llevarán a descubrir el gozo y el contentamiento.

Creo que una de las razones por las cuales podemos estar contentas es saber que Dios nos ama. Estoy segura que todas queremos saber que hay alguien que nos ama, porque el amor nos hace sentir bien y nos pone contentas. La Biblia nos dice que Dios nos amó tanto que lo demostró enviando a Jesús, Su Hijo al mundo. Jesús murió en una cruz cargando con nuestros pecados y lo hizo por amor a nosotras. Saber eso ¿no te hace sentir especial?

Otra razón para estar contentas es saber que somos totalmente aceptadas por Dios. Puedes tener gozo en tu corazón cuando sabes que Dios te acepta así como eres. El sabe todo acerca de ti y te considera preciosa y de valor para Él. Es cierto que te acepta como eres pero como te ama tanto te quiere ayudar a superarte y ser una mejor persona. Eso nos da esperanza porque Dios nos ayudará a lograr lo mejor de nosotras y crecer a su semejanza

Podemos estar contentas porque Dios nos ha prometido algo maravilloso para el futuro y es la Vida Eterna con Él para siempre. Para las que creemos en Jesús como nuestro Salvador ya no hay temor a la muerte porque sabemos que nos espera una vida mejor y eterna.

Es maravilloso saber que Dios es mi Padre celestial. ¿Te has sentido alguna vez abandonada por tus seres queridos en esta tierra? Podría ser que alguna vez te sentiste lastimada por cosas que te ha hecho tu padre. Debes saber que desde el día que aceptaste a Jesús como tu Salvador, realmente fuiste adoptada en la familia de Dios. Tú y yo somos hijas de Dios. Él nos ama. Somos hijas del Rey del Universo, aunque no tenemos que dirigirnos a Él como “Su Majestad” porque la Biblia nos dice que Dios es nuestro Padre querido (Romanos 8:15) y que hemos recibido el Espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos, “Abba Padre”, una expresión que significa “papito”. Estas son dulces palabras a los oídos de Dios.

Amiga, ¿sabes que Dios es tu Padre que te ama y se interesa en ti?

Debido a que Dios es nuestro Padre, tenemos otra razón para estar contentas y gozosas. Él quiere hablar con nosotras y quiere que le hablemos a Él. Cuando oramos, podemos hablar directamente al Rey de Reyes y Creador de todo el Universo. ¿No te parece que es otra razón para estar llena de gozo y contentamiento? Podemos contarle al Señor nuestros más profundos pensamientos y deseos cuando hablamos con Él por medio de la oración. Lo bueno es que podemos orar en todo momento y en todo lugar. Siempre tenemos acceso a Dios. La Biblia nos dice (Hebreos 4:16): “Acerquémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Podemos acercarnos a Dios con confianza sabiendo que Él nos escucha. Dios quiere hablarnos. Cuando nos encontramos en dificultades, Él espera por nosotros que oremos. En Filipenses 4:6 leemos estas animadoras palabras: “Por nada estén afanosos, más bien presentes sus peticiones delante de Dios, en toda oración y ruego, con acción de gracias.” Así que, mi amiga deseo que seas bendecida orando a tu Padre Celestial. Dios Está esperando oír tu voz y bendecirte mientras responde a tus oraciones.

Cuando conocemos a Jesús como Señor, nos promete estar siempre con nosotras. Eso trae gran contentamiento y gozo a mi corazón y espero que al tuyo también. Leemos estas inspiradoras palabras en el Antiguo Testamento (Deuteronomio 31:6): “¡Esfuérzate y sé valiente! No tengas temor ni te atemorices de ellos, porque el Señor tu Dios va contigo. Él no te abandonará ni te desamparará.” ¡Qué maravilloso saber que Dios está con nosotras todo el tiempo! No estás sola cuando el Espíritu de Dios, el Espíritu de Jesús vive en tú corazón, mi amiga. Jesús prometió que enviaría al Consolador, el Espíritu Santo para que sea nuestro Ayudador y nuestro Guía. Jesús dijo: “Y yo rogaré al Padre y les dará otro Ayudador, para que esté con ustedes para siempre” (Juan 14:16). ¡Qué bendición tener a Dios con nosotros ahora y siempre!

Espero que seas animada con estas palabras que hemos leído de la Biblia. Recuerda que Dios es tu Padre Celestial. Es digno de confianza y siempre fiel. Si has puesto tu confianza en Jesús, eres su preciosa y amada hija. Él quiere que le cuentes tus más profundos deseos y pensamientos, así que puedes orar a Él en todo momento y Él te escuchará. Debes saber que Jesús quiere estar contigo siempre y bendecirte. Envió al Espíritu Santo para que sea tu Consolador, tu Maestro y tu Guía. Con todas estas bendiciones, espero que conozcas el verdadero gozo y contentamiento. Te invito a orar conmigo por un momento.

Padre Celestial:
Gracias por tus bendiciones que recibimos cada día. Gracias por adoptarnos como hijas tuyas y por ser un amoroso Padre que nos cuida con tanto amor. Gracias por escuchar las oraciones que salen desde nuestro corazón. Guíanos hoy y siempre. Gracias por Jesús nuestro Salvador.
Amén.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.