Combatiendo el mal aliento

Tania era una linda mujer que tenía una sonrisa amplia y cálida en su rostro. Pero había algo que no la hacía atractiva y era su aliento. Por alguna razón su aliento era desagradable y hacía que las personas se sintieran incómodas cuando ella hablaba. Seguramente sufría de algún problema en su salud. La peor parte de esto es que Tania no tenía ni la menor idea que sufría de esa condición desagradable, pero sí impactaba en los que la trataban.

El mal aliento puede alejar a las personas de nosotros. Como hemos dicho, muchas veces ni cuenta nos damos que es nuestro problema también. Hoy queremos aprender cómo podemos estar seguras de tener una boca limpia y con un aliento fresco. Además, podremos encontrar recursos de higiene bucal que nos ayudarán a tener un mejor y más agradable aliento.

Los dentistas pueden ayudarnos dándonos buenos consejos. Mi dentista me ha dicho que no es suficiente solo el cepillado de los dientes, sino que también es necesario cepillar la lengua con un cepillo suave desde atrás hacia adelante. Pero debes saber que el mal aliento no se debe solamente a un mal cepillado de los dientes y la lengua, sino que hay otras razones que inciden en ese mal.

Algunas otras causas que inciden en el mal aliento son: trastornos estomacales, encías enfermas, el cigarrillo, el alcohol, resfriados, infecciones en la garganta o sinusitis. El mal olor, la boca seca y un sabor amargo en la boca, son señales de un problema general de salud.

Un consejo útil es ser muy cuidadosas en lo que comemos. Tienes que realizar una dieta variada con muchos vegetales, frutas y granos para mantener todo tu cuerpo saludable. Es cierto que algunos alimentos como el ajo, la cebolla, coliflor o el pescado pueden hacer que tengas un aliento fuerte por un rato, pero son alimentos buenos para la salud. Algo que te hará sentir más cómoda es tener un buen enjuague bucal para usarlo luego de las comidas.

Beber mucha agua puede ayudar y hay enjuagues medicinales para la boca que combaten la bacteria que causa mal aliento. Si comes sano y mantienes tu boca limpia, bien cepillados los dientes después de las comidas, y aún sigues con el mal aliento, debes consultar a tu doctor o a tu dentista porque algo no debe estar bien en tu salud. Visita a tu dentista para saber si tienes caries o la encía enferma.

El mal aliento es desagradable por tanto debes tomar todas las precauciones para combatirlo y poder así expresarte con confianza cuando hablas con alguien. Actualmente podrás encontrar más recursos ya sea en las farmacias o en los mercados para mantener la higiene de tu boca.

 

Esperamos que estos consejos te hayan servido y de alguna manera te sean útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.