Acercándonos más a Dios cada día en oración…

Marzo 2019.

“Siendo ya de día, Jesús salió y se fue a un lugar desierto.” Lucas 4:42

Queridas amigas:

Algunos días me sucede que estoy muy distraída con las cosas de este mundo. ¿Qué acerca de ti? ¿Te
encuentras a ti misma mirando los medios sociales o escuchando las noticias del día antes que escuchar lo
que Dios tiene para decirte hoy? Han sido pocas las veces cuando estuve más distraída en una lista de
cosas para hacer que lo que estuve determinada en pasar tiempo con Dios. Sin embargo aún Jesús tuvo
que hacerse un tiempo para pasar con Su Padre.

¿Qué hace que necesitemos hacer un tiempo para hablar con Dios en oración? Bien, puede parecer muy
diferente para cada una de nosotras, y eso es la libertad que tenemos en Cristo cuando venimos a Él cada
mes en oración.

Podemos orar por un pedido al día o tomar una mañana para orar por orden de importancia los pedidos
de una semana. Algunas de nuestras intercesoras toman un día al comienzo del mes para orar por los
pedidos de todo el mes. Lo importante es que estemos practicando la presencia de Dios reuniéndonos con
Él en oración por las mujeres y niñas alrededor del mundo.

Con cada pedido trato de abrir no sólo mi boca sino también mi corazón mientras oro para conocer y
compartir el corazón de Cristo por las situaciones específicas en las cuales nos estamos enfocando ese día.
Cada pedido es importante para Dios. He aprendido en mi tiempo con el Señor que no sólo es importante
hablar con mi boca en oración sino también escuchar con mis oídos y mi corazón mientras presento cada
pedido ante Él. ¿Hay más por lo que puedo orar después de orar por los pedidos escritos?
Orando a través de nuestro calendario de oración no es necesario tomar un tiempo demasiado largo, pero
no puede ser de prisa tampoco. Cada pedido dicho sin palabras o audibles unidas a miles de otras
alrededor del mundo mientras todas buscamos el corazón de Dios por las mujeres y niñas que están
sufriendo.

Acercándonos más a Dios cada día en oración nos da un conocimiento más profundo del amor, consuelo,
guía y verdad de Dios. Oro para que mientras llegas ante Dios este mes puedas ver el gozo que viene de
estar en Su presencia en oración.

Al comienzo de este año, consideré no incluir mi carta personal junto al calendario de oración mensual.
Como puedes ver sin embargo, cambié de opinión. Francamente, trae gran gozo a mi corazón poder
animarlas y permitirles saber que están en mis oraciones cada día. Es una bendición continuar viajando
juntas en oración por las mujeres alrededor del mundo y a través de las generaciones. ¡Así que, hasta el
próximo mes!

En Él nuestros corazones se regocijan,
Dra. Peggy Banks
Directora del Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.